,

Los límites a la libertad de expresión no pueden ser unidireccionales

El director del Máster de Habilidades de la Abogacía y Litigación, Raúl Ochoa, dirige el debate sobre los límites a la libertad de expresión y los delitos de odio en el Ilustr Colegio de Abogados de Madrid.

Durante el debate, Raúl Ochoa recordó que el Derecho Penal se rige por el principio de intervención mínima, y se mostró contrario también a “calificar los delitos con etiquetas, pues eso da lugar a todos esos conflictos a la hora de interpretar hasta dónde llega la conducta”. Para Ochoa, que matizó que “todos los delitos, salvo que sean imprudentes, son de odio”, la libertad de expresión es “la mayor conquista de todos los que somos demócratas” y, si bien reconoció que tiene que tener límites, aclaró que éstos no pueden ser unidireccionales: “todos los días vemos cómo se prohíben manifestaciones en un sentido mientras que en el otro hay permisividad, cada uno debería poder llevar los símbolos que considere mientras no incite al odio y a la violencia, pero entrar ahí es complejo desde el punto de vista de la paz social”.